Sociedad

Temblores: cuando los cimientos personales se tambalean

marzo 8, 2019
Carla Roccozo

author:

Temblores: cuando los cimientos personales se tambalean

El cine guatemalteco ha estado muy bien representado este año en el festival de Berlín con el film Temblores, que remueve sensaciones y la fibra en una sociedad homofóbica.

La vida tiene ciertos momentos en que el mundo se tambalea, cambia el eje y se presentan otras perspectivas. El director guatemalteco Jayro Bustamante, regresa con su nueva producción cinematográfica, generando debates sobre el tema de la homosexualidad.

La película fue estrenada en el Festival Internacional de Cine en Berlín 2019, en la sección Panorama a mediados de febrero, durante la edición 69. Este fue el regreso de Bustamante luego de ganar el Oso de Plata, Alfred Bauer en 2015, por su filme Ixcanul.

Temblores cuenta la historia de Pablo, interpretado por Juan Pablo Olyslager Muñoz, un hombre casado de 40 años, con dos hijos y muy religioso, que se enamora de Francisco, (Mauricio Armas Zebadúa), lo que trastoca por completo su mundo.

El rol de la familia y de la iglesia

Al considerar la homosexualidad como una tendencia anormal del ser humano, su iglesia y familia creen que podrían ayudarlo de una forma más conservadora, o lo que ellos consideran sanarse.

El personaje de Juan Pablo Olyslager Muñoz, siente remordimiento por dejar a su esposa e hijos, y en medio de movimientos de la tierra causados por vapores, se desestabiliza más su vida, decidiendo someterse a un tratamiento de un pastor evangélico. Así que los temblores son la simbología de lo que vive en el momento y cómo se está sacudiendo su vida.

El film logra plasmar muy bien una realidad de muchas personas a nivel mundial, y de una sociedad guatemalteca aún muy rígida y restrictiva, que no acepta a los homosexuales, condenándolos a vivir con miedo a revelarlo a su familia o amigos, por ese temor al odio que puede desatar la noticia.

Pablo entre lo conservador y lo liberal

La imagen y el mensaje son poderosos. En medio de la homofobia se desestabiliza la realidad que conocía Pablo hasta ese momento. Y de cómo el personaje interpretado por Juan Pablo Olyslager Muñoz observa la forma en que su nuevo escenario tropieza con sus creencias religiosas.

Los cimientos de su hogar burgués se remueven, pero sus integrantes luchan porque estos no se desmoronen, y por defender a toda costa la imagen, moral e institución familiar ante su comunidad, pese que sus decisiones podrían provocar la infelicidad y autodestrucción de Pablo.

También se muestra a un sector más liberal por medio del personaje de Mauricio Armas Zebadúa, que trata de hacer entender a Pablo que su relación no está condenada como su familia dice.

Un temblor en las salas de cine hispano

Con el largometraje que fue estrenado recientemente en Berlín, sus creadores pretenden remover las salas de cine menos liberales de Latinoamérica y Guatemala, y hacer llegar su denuncia a la homofobia muy presente en la región. Tanto el director como los dos actores protagonistas se han hecho eco del mensaje positivo que pueden llevar a través de la película al público hispano.

El director del Temblor, Jayro Bustamante, llegó a la historia luego de haber conocido a un hombre en una situación muy similar al protagonista del film, que consideraba que estar oculto era lo correcto, además llegando a ser un homosexual homofóbico.

Durante las investigaciones y testimonios que recabó para la película, llegó a datos que lo sorprendieron enormemente, como que casi un diez por ciento de los hombres en Guatemala ocultan su homosexualidad, llevando una vida marital aparentemente normal. También le impresionaron los métodos usados por una sociedad conservadora y homofóbica, para llevar a curar lo que consideran un problema.

Por su lado, el actor Olyslager Muñoz se aproximó al personaje tratando de identificarse, así como lo hace con otros papeles, pero sabiendo que esta historia podría servir para reflejar un problema social muy real en Guatemala, por lo que, nunca se detuvo a considerar las consecuencias personales de hacer el rol.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *