Salud

El uso de la magnetoterapia en fisioterapia

enero 29, 2020
Carla Roccozo

author:

El uso de la magnetoterapia en fisioterapia

Su eficacia en enfermedades que afectan a los músculos y huesos ha hecho que se usen con cada vez más frecuencia en el tratamiento para las lesiones que causan estas molestias.

El motivo por el cual se aplica tanto la magnetoterapia es porque tiene un efecto de regeneración muy poderoso gracias a los cambios que hace en el organismo. Anteriormente se empleaba únicamente para regenerar el tejido ósea, aunque ahora se usa en el tratamiento de enfermedades que afectan también a los músculos.

Los efectos de la magnetoterapia

El primer beneficio de la magnetoterapia Barcelona es el efecto analgésico duradero, lo que permite que también se comience a recuperar la movilidad en la zona y haya un desarrollo de la fuerza. Normalmente los que acuden a este tipo de terapia sufren de dolores intensos, que es lo que les impide llevar una vida normal.

Este primer efecto es el más importante durante la terapia porque el dolor, especialmente si es continuo, tiene efectos muy desagradables en la mente del que lo padece. Incluso en el caso de aumentar la motricidad y la fuerza, es más probable que el paciente abandone cualquier tipo de terapia a pesar de que haya progresos.

Muchas veces el dolor aumenta significativamente las primeras veces que se aplica la terapia, esto ocurre porque hay una estimulación y se generan cambios en el organismo. El dolor procede de estos procesos, aunque también de la sensibilidad de la zona que se va recuperando. Sin embargo, el dolor desaparece máximo a los 5 días de tratamiento, y el efecto es duradero.

La magnetoterapia dilata los vasos sanguíneos, lo que ocasiona que haya un aumento de la circulación y de temperatura, y así se incrementa el riego en los tejidos. Al acelerarse el flujo de sangre, la nutrición de las células ocurre más rápido, al mismo tiempo que se eliminan las toxinas, como el anhídrido carbónico.

Al haber un mejor riego de la sangre, ésta deja de estar estancada en la zona, y por lo tanto, se desinflama. Es muy conveniente porque así los procesos naturales de regeneración ocurren más rápido. En el caso de los músculos, la magnetoterapia se encarga de relajar los que están constituidos tanto por fibras lisas como por fibras estriadas.

Al principio, el efecto relajante solo afecta a nivel local, pero a medio plazo, el tratamiento tiene un efecto amplio en el resto del cuerpo. El sistema nervioso se relaja al percibir menos dolor en los tejidos musculares y óseos, aunque esto también se debe a que muchas veces, los músculos pueden estar comprimiendo un nervio. El efecto de que el sistema nervioso central se encuentre en mejor estado es un bienestar general. 

¿Cómo funciona?

Consiste en someter las áreas del cuerpo a campos magnéticos de baja frecuencia e intensidad alta mediante la colocación de pequeñas almohadas en estas áreas. Estos campos magnéticos penetran profundamente en el cuerpo, lo que los convierte en la herramienta perfecta para tratar dolencias de casi cualquier tipo a nivel local.

En la magnoterapia, los campos alcanzan entre 1 y 100 Hz de frecuencia, lo que impulsa estos cambios bioquímicos. El primero de ellos es la movilización de los iones en el cuerpo, lo que tiene consecuencias directas en las áreas que los contienen, como son el plasma, el torrente sanguíneo y en los tejidos. Ninguna otra técnica consigue esto.

Estimula los osteoblastos, las células encargadas de regenerar el hueso, además, mejora el riego sanguíneo debido a la movilización de los iones en la sangre, lo que hace que se eliminen más rápidamente las sustancias tóxicas del cuerpo, y así se oxigena mejor el área tratada.

En líneas generales, se puede decir que estos campos magnéticos generan corrientes eléctricas que aumentan la actividad dentro de las células. La consecuencia es que se activa una mayor producción de energía, lo que causa que se acelere su función y se produzca más rápidamente la mitosis de las células.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *