Sociedad

Soluciones para problemas comunes de empresas industriales

noviembre 18, 2019
Carla Roccozo

author:

Soluciones para problemas comunes de empresas industriales

Tener una industria manufacturera u otro tipo de negocio que utilice equipos y materia prima suele requerir grandes esfuerzos. En las empresas, con la gran cantidad de materiales, maquinaria y equipos, existen algunos problemas frecuentes, como la contaminación acústica, la acumulación de chatarra, o fallos en mecanismos, por dar sólo tres ejemplos.

Pero todos estos problemas tienen soluciones fáciles que están al alcance de todos. Con sólo unos cuantos clics se puede encontrar información para erradicar los problemas al contratar especialistas.

Disminución de ruidos con silenciadores industriales

La acústica industrial es un aspecto que no debe descuidarse, porque influye en el bienestar de los empleados, y en la debida comunicación entre ellos, para conseguir una buena insonorización se utilizan varios métodos. El primero es el apantallamiento acústico, que consta de barreras que rodean la fuente del ruido y redireccionan el sonido. Dichas pantallas tienen perforaciones en la cara interna para absorber las ondas de sonido.

De esta manera, los silenciadores acusticos son segmentos de conducto que tienen una acción de bloqueo sonoro, y se instalan con la finalidad de disminuir la transmisión del sonido, pero sin impedir que circule debidamente el aire como se supone que debe hacerlo. Existen varios tipos de silenciadores, como los reactivos, disipativos y porosos.

El encapsulamiento de la fuente de ruido para aislar los sonidos que se producen es otro método que debe mencionarse. Por último, también existe la instalación de elementos fonoabsorbentes, tras un estudio sonométrico previo.

¿Qué hacer con los desperdicios?

Pero el ruido no es el único problema en las grandes industrias. El manejo de desperdicios es inherente a las actividades industriales. Para el caso de los desperdicios metálicos, contactar a chatarrerías es la mejor solución. Si los remanentes o desperdicios metálicos (férricos y no férricos) se disponen de manera adecuada, se pueden vender a empresas recolectoras que reciclan estos materiales.

Los materiales que más se comercian son el hierro, cobre, acero y aleaciones, aluminio, plomo, zinc, bronce, latones y otros. Las chatarrerías de confianza tasan y valoran el pago en el momento de retirar los desechos.

Cabe destacar que no necesariamente debe tratarse de materiales prácticamente puros para que puedan venderse. Algunas chatarrerías también reciclan componentes mecánicos o industriales dañados que no tengan reparación posible, como por ejemplo, motores y baterías. Y en el caso de  los cables, también se encuentran empresas que realizan ellas mismas el proceso de pelado para recuperar el metal del interior.

¿Plagas? Soluciones efectivas y prevención para el futuro

Las plagas son otra preocupación constante de las empresas, en especial aquellas que trabajan con el almacenamiento de alimentos. Y el asunto es mucho más delicado cuando se trata de industrias del sector alimenticio.

Cuando existen tantos lugares donde se debe comprobar la posible existencia, erradicar las plagas puede parecer difícil. Las ratas y ratones son una de las plagas más comunes, y deben controlarse lo más pronto posible por el daño higiénico y físico que causan en la mercancía y los equipos, así como las enfermedades que transmiten. Las acciones de eliminación de este tipo de invasores se deben dejar en manos de especialistas en desratizaciones, ya que requieren de una buena coordinación para que resulten efectivas. 

Para eliminar roedores, se debe encontrar el punto de origen, los lugares de acceso desde el exterior, aplicar las medidas de eliminación, y de forma simultánea, aplicar pautas preventivas para que no reaparezca el problema con el paso de las semanas. Esto último incluye la eliminación de los restos orgánicos y cerrar cualquier posible punto de acceso.

Incrementar la automatización si es factible

La falta de productividad es algo que también preocupa a los empresarios. El uso de sistemas inteligentes y máquinas automáticas permite incrementar la efectividad dentro de la empresa. 

La automatización es útil para evitar que se pierda tiempo en actividades que se pueden simplificar. Por ejemplo, instalar puertas de garaje automaticas permiten la entrada y salida rápida del recinto, y evitan que los empleados de seguridad deban abrir de forma lenta y manual las puertas.

Esto se traduce en un rendimiento más alto por parte de los trabajadores, en especial, en lugares en los que es frecuente la entrada y salida de vehículos (recepción de materia prima, distribución de productos, acceso de personal y otros). 

A ello se le suma, obviamente, el factor seguridad, dado que esa vía de acceso sólo puede ser activada por personal autorizado, que tenga las llaves o mandos a distancia correspondientes.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *