Salud

Estrategias efectivas para evitar legionella en ambientes susceptibles

marzo 7, 2024
Cecilia

author:

Estrategias efectivas para evitar legionella en ambientes susceptibles

La legionella es un problema que a menudo se pasa por alto hasta que aparece en las noticias como parte de un brote, pero merece atención continua debido a su importante impacto en la salud humana.

Este artículo se centra en la importancia de la prevención y control  de la Legionella, una bacteria que se encuentra en el agua y que puede provocar enfermedades graves como la enfermedad del legionario, o legionelosis, un tipo de neumonía que puede ser mortal si no se trata adecuadamente.

Aunque Legionella puede proliferar en una variedad de ambientes acuáticos, desde sistemas de agua potable hasta torres de enfriamiento, es menos conocido que también se puede encontrar en consultorios dentales. Estos espacios, junto con hoteles, hospitales y gimnasios, son vulnerables porque sus sistemas de agua complejos y a menudo estancados proporcionan hábitats propicios para el crecimiento bacteriano. Sin embargo, es importante comprender que Legionella no se limita a estos entornos. Puede afectar cualquier sistema de agua que no se mantenga adecuadamente.

¿Qué es la Legionella?

La legionella es una bacteria que se encuentra naturalmente en ambientes acuáticos, pero su crecimiento se vuelve problemático en sistemas de agua artificiales, como los sistemas de tuberías de los edificios, donde las condiciones pueden favorecer su proliferación. La enfermedad del legionario, que se contrae al inhalar gotitas de agua contaminadas con la bacteria, no se transmite de persona a persona, lo que significa que la prevención se centra en el control del agua en sí.

El impacto en la salud humana

La legionelosis puede variar desde una forma leve, conocida como fiebre de Pontiac, hasta la enfermedad del legionario, una neumonía severa. Los síntomas incluyen fiebre, tos, dificultades respiratorias, dolores musculares y fatiga. Si bien la enfermedad puede tratarse con antibióticos, es particularmente peligrosa para las personas mayores, fumadoras, o aquellas con sistemas inmunológicos debilitados o enfermedades crónicas subyacentes.

Prevención y control en clínicas dentales y otros entornos

La prevención de la legionella se centra en el mantenimiento adecuado de los sistemas de agua para evitar condiciones que favorezcan su crecimiento, como temperaturas entre 20 y 45 °C y agua estancada. En las clínicas dentales, esto incluye la gestión adecuada de las unidades dentales y sistemas de agua, así como la implementación de procedimientos de desinfección regular.

Para garantizar la seguridad, es esencial seguir las directrices establecidas por las autoridades sanitarias en cuanto a la prevención y control de la legionella. Esto puede incluir:

  • Mantener el agua caliente a 50 °C o más y el agua fría por debajo de 20 °C.
  • Evitar el agua estancada, realizando purgas regulares de los sistemas de agua.
  • Implementar tratamientos de desinfección adecuados, como la cloración.
  • Realizar análisis periódicos de agua para detectar la presencia de legionella.

La importancia de un enfoque proactivo

La mejor estrategia para combatir la legionella es centrarse de forma proactiva e incluyendo evaluaciones de riesgo regulares y medidas preventivas en lugar de esperar a que ocurra un brote. Esto es especialmente importante en entornos como las clínicas dentales, donde el uso frecuente de aerosoles puede aumentar el riesgo de dispersión de la bacteria.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *